Loading...

martes, 5 de junio de 2012

EL CUENTO "LOS GALLINAZOS SIN PLUMAS" Y COMPRENSION LECTORA




LOS GALLINAZOS SIN PLUMAS
      A las seis de la mañana, hora celeste y mágica, la ciudad se levantaba de puntillas  y comenzaba a dar sus primeros pasos. Una fina niebla disolvía el perfil de los objetos y creaba como una atmósfera encantada las personas que recorrían la ciudad  a esa hora, diríase que estaban hechas de otra sustancia, que pertenecían a otro orden de cosas. Las beatas se arrastraban penosamente hasta desaparecer en los pórticos de las iglesias. Los noctámbulos, devueltos por la noche, regresaban a sus refugios envueltos en sus bufandas y en su melancolía. Los basureros iniciaban por la avenida su paseo siniestro, armados de escobas y de carretas. A esta hora se veían también obreros bostezando, policías dormidos contra los árboles, canillitas transidos de frío. Sirvientas sacando los cubos de basura. A esta hora, por último, como una especie de misteriosa consigna aparecían los gallinazos sin plumas.
     A esa hora el viejo Don Santos se ponía la pierna de palo y sentándose en el colchón comenzaba a berrear.
    -¡Efraín, Enrique! ¡A levantarse! ¡Ya es hora!
     Los dos muchachos corrían a la acequia del corralón frotándose los ojos legañosos. Con la tranquilidad de la noche, el agua se había remansado y en su fondo transparente veían crecer las yerbas y deslizarse ágiles infusorios. Luego de enjuagarse la cara, cogía cada uno su lata y se lanza a la calle. Don Santos, mientras tanto, se aproximaba al chiquero y con una larga vara  golpeaba el lomo de su cerdo que se revolcaba entre los desperdicios. 
    -¡Todavía te falta un poco, cochino! –decía-. Pero espérate no más que ya llegará tu turno.
     Efraín y Enrique se demoraban en el camino, trepándose a los árboles para arrancar moras, o recogiendo piedras de aquellas filudas  que cortan el aire y hieren por la espalda. Siendo aún la hora celeste llegaban a su dominio, una larga calle ornada de casas elegantes que desembocaban en el malecón.
     Ellos no son los únicos. En otros corralones, en otros suburbios alguien había dado la voz de alarma y muchos se habían levantado. Unos portaban latas, otras cajas de cartón: a veces era suficiente un simple periódico. Sin conocerse formaban como  una especie de organización clandestina que tenía repartida la ciudad. Los  hay que merodean por los edificios públicos, otros  han elegido los parques o los muladares. Hasta los perros han adquirido sus hábitos, sus itinerarios, sabiamente aleccionados por la miseria.
     Efraín y Enrique, después de un breve descanso, empezaban su trabajo. Cada uno escogía una acera de la calle. Los cubos de basura estaban alineados delante de las puertas. Había que vaciarlos íntegramente y luego comenzar la exploración. Un cubo de basura era siempre una caja de sorpresas. Se encontraban latas de sardinas, zapatos viejos, pedazos de pan, pericotes muertos, algodones inmundos. A ellos sólo les interesaban, sin embargo, los restos de comida. En el fondo del chiquero, Pascual recibía cualquier cosa y tenía predilección por las verduras ligeramente descompuestas. La pequeña lata de cada uno se iba llenando de tomates podridos, pedazos de sebo, extrañas salsas que no figuraban en ningún manual de cocina. No era  raro, sin embargo, hacer un hallazgo valioso. Un día Efraín encontró unos tirantes con que fabricó una honda. Otra vez, una pera casi buena que devoró en el acto. Enrique, en cambio, tenía suerte para las cajitas de remedios, los pomos brillantes, las escobillas de dientes usadas y otras cosas semejantes que coleccionaba con avidez.
     Después de una rigurosa selección regresaba la basura al cubo y se lanzaban sobre el próximo. No convenía demorarse mucho, porque el enemigo siempre estaba al acecho. A veces eran sorprendidos por las sirvientas y ellos tenían que huir. Lo más grave, sin embargo, era la aparición del carro de la Baja Policía. Esto les significaba la pérdida de la jornada. El camión pasaba lentamente, pero los basureros se derramaban  por la calle gritando, cargando los cubos, vaciándolos en el depósito, arrojándolos con estrépito en las veredas. Efraín y  Enrique corrían delante del carro tratando de anticiparse a sus competidores. Por último el camión terminaba por ganarlos…
     Cuando el sol asomaba sobre las lomas, la hora celeste llegaba a su fin. La niebla se había disuelto, las beatas estaban sumidas en éxtasis, los noctámbulos habían repartido los diarios, los obreros trepaban los andamios. La luz conjuraba el mundo mágico del alba. Los gallinazos sin plumas habían regresado a su nido.
    Don Santos les esperaba con el café preparado.
     -A ver ¿qué es lo que me han traído? –preguntaba husmeando en las latas y si la provisión estaba buena, hacía siempre el mismo comentario:
    -Pascual tendrá banquete hoy día.
    La mayoría de las veces, sin embargo, estallaba:
    -¡Idiotas! ¿Qué han hecho hoy día? ¡Se han puesto a jugar seguramente! Pascual morirá de hambre! –y los tiraba de las orejas hasta dejárselas ardiendo. Ellos huían hacia el emparrado, mientras el viejo se arrastraba hasta el chiquero. Desde el fondo de su reducto el cerdo empezaba a gruñir. Don Santos le aventaba la comida.
     -¡Mi pobre Pascual! . . . –murmuraba-. Hoy día quedarás con hambre por culpa de estos zamarros.  Ellos no te quieren como yo. ¡Habrá que zurrarlos para que aprendan!
     Al comenzar el invierno, el cerdo estaba convertido en una especie de monstruo insaciable. Todo le parecía poco, y don Santos  descargaba sobre sus nietos una furia animal. Los obligaba a levantarse más temprano, a invadir los terrenos ajenos en busca de más desperdicios. Por último, los forzó a que se dirigieran hasta el muladar que estaba al borde del mar.
    -Allí encontrarán más cosas.  –les dijo-. Será más fácil, además porque todo está junto.
     Un domingo Efraín y Enrique llegaron al barranco. Los carros de la Baja Policía, siguiendo una huella de tierra, descargaban la basura sobre una pendiente de piedras. Visto desde el malecón, el muladar formaba  como una especie de acantilado oscuro, donde los gallinazos y los perros se desplazaban como hormigas. Desde lejos los muchachos arrojaban piedras para espantar a sus enemigos. Un perro se retiró aullando. Cuando estuvieron cerca sintieron un olor nauseabundo que penetró hasta sus pulmones. Los pies se les hundían en un alto de plumas, de excrementos, de materias descompuestas. Enterrando las manos comenzaron a explorar. A veces, bajo un periódico, descubrían una carroña devorada a medias. En los acantilados próximos los gallinazos espiaban impacientes y algunos se aproximaban saltando de piedra en piedra, como si quisieran acorralarlos. Efraín gritaba para intimidarlos y sus gritos resonaban en el desfiladero y hacían desprenderse piedras que rodaban hasta el mar. Después de una hora de trabajo regresaron al corralón con los cubos llenos.
    -¡Bravo, bravo! -exclamó  don Santos-. Habrá que repetir esto dos o tres veces por semana.
     Desde entonces, los miércoles y los domingos. Efraín y Enrique hacían el trote hasta el muladar. Pronto formaron parte de la extraña fauna de esos lugares y los gallinazos acostumbrándose a su presencia, laboraban a su lado graznando, disputando, escarbando con sus picos amarillos como si quisieran prestarle una suerte de colaboración. Fue, al regresar de una de estas excursiones, que Efraín, sintió un dolor en la planta del pie. Un vidrio le había causado una pequeña herida. Al día siguiente tenía el pie hinchado, no obstante lo cual, prosiguió su trabajo. Cuando regresaron no podía casi caminar, pero don Santos no se percató de ello pues tenía visita. Acompañado de un hombre gordo que tenía las manos manchadas de sangre, observaba el chiquero.
    -Dentro de quince o veinte días –decía el hombre- vendré por acá. Para esa fecha creo que podrá estar a punto.
     Cuando partió, don Santos echaba fuego por los ojos de alegría.
     -¡A trabajar, a trabajar! –gritó-, ¡De ahora en adelante habrá que aumentar la ración de Pascual! El negocio marcha bien.
     A la mañana siguiente, sin embargo, cuando don Santos despertó a sus nietos, Efraín no se pudo levantar.
     -¿Qué tiene este granuja? –preguntó acercándose al colchón.
     -Tiene una herida en el pie –replicó Enrique-. Se ha cortado con un vidrio.
     Don Santos examinó el pie de su nieto. La infección había comenzado.
     -¡Hum! –murmuró-. Esto no es nada. Lávate el pie en la acequia y envuélvete  un trapo.
     -Pero si le duele –intervino Enrique-. No puede caminar bien.
     Don Santos meditó un momento. Desde el chiquero llegaban los gruñidos de Pascual.
     -¿Y a mí? –preguntó dándose un palmazo en la pierna de palo- ¿Acaso no me duele la pierna? Y yo tengo setenta años y yo trabajo… ¡Hay que dejarse de mañas! Levantarse, vendarse y luego ya veremos.
     Efraín se ovilló en el colchón y trató de dormir mientras Enrique partía hacia los desperdicios y el abuelo rondaba por el chiquero echando maldiciones.
    -¡Pedazo de carroña! –decía- ¡Hacerme esta pasada cuando la cosa está en marcha! ¡Me las pagarán, Pascual! –añadió aproximándose al cerdo -. Pascual –murmuró-. Pascual. . . Pascualito. . .
     El cerdo, desde el fondo, veía un cuadrilátero de cielo nublado y al viejo don Santos haciéndose guiños. La garúa comenzó a caer.
     Cerca de medio día regresó Enrique con los cubos repletos. Lo seguía un extraño visitante: un perro escuálido y sarnoso.
     -Lo encontré en el muladar –explicó Enrique –y me ha venido siguiendo.
     Don Santos cogió la vara.
     -¡Una boca más en el corralón! –gritó- ¿Te has vuelto loco?
     Enrique levantó al perro contra su pecho y huyó hacia la puerta.
     -¡No le hagas nada,  abuelito! –plañó-. Yo lo cuidaré, yo le daré de comer!
     Don Santos se acercó hundiendo su pierna de palo en el lodo.
     -Nada de perros aquí –bramó-. Ya tengo bastante con ustedes.
     Enrique abrió la puerta.
     -Pues si se va él, me voy yo también –replicó encorajinándose.
     El abuelo se detuvo. Enrique se aprovechó para insistir.
     -Él es bueno, no come casi nada….Además desde que Efraín está enfermo, me ayudará. Conoce bien el muladar y tiene buen olfato.
     Don Santos reflexionó mirando el cielo. Sin decir nada soltó la vara, cogió los cubos y rengueó hasta el chiquero.
     Enrique sonrió de felicidad. Conocía bien a su abuelo y sabía que su silencio equivalía a su consentimiento. Con su amigo aferrado al corazón corrió donde su hermano.
    -¡Pascual! ¡Pascual! …¡Pascualito…! –cantaba el abuelo.
     -Tú te llamarás Pedro –exclamando Enrique rascando la cabeza de su perro e ingresó donde Efraín.
     Su alegría desapareció. Efraín inundado de sudor, se revolcaba de dolor sobre el colchón. Tenía el pie hinchado como si fuera jebe y estuviera lleno de aire. Los dedos habían perdido casi la forma.
     -¿Te duele mucho?  -preguntó Enrique sentándose a su lado.
     Efraín movió la cabeza afirmativamente  mientras mordía la brizna de paja.
     -Te he traído un regalo –masculló Enrique exhibiendo al perro-, se llama Pedro, es para ti, para que te acompañe… Cuando yo me vaya al muladar  te lo dejaré y los dos jugarán todo el día… Le enseñarás a que te traiga piedras en la boca.
     -¿Y qué dice el abuelo? –preguntó Efraín estirando su mano hacia el animal.
     -No dice nada –replicó Enrique y quedó callado. Ambos miraron hacia la puerta. La garúa caía finamente. La voz del abuelo llegaba …
    -¡Pascual!... ¡Pascual ….. Pascualito….!
     Esa misma noche salió la luna. Ambos nietos se inquietaron porque en esta época el abuelo se ponía intratable. Desde el atardecer lo vieron rondando por el corralón hablando solo, golpeando con la vara las paredes. Por momentos se aproximaba al cuarto, echaba una mirada a su interior, y al ver a sus dos nietos silenciosos gruñía como un animal. Pedro le tenía miedo y cada vez que lo veía se acurrucaba y quedaba inmóvil como una piedra. Ya por la tarde había tenido una disputa a propósito de un hueso que el viejo le arrebató para echárselo a Pascual.
     -¡Mugre nada más que mugre! –repitió toda la noche el abuelo mirando a Pascual!
     A la mañana siguiente, Enrique amaneció resfriado, el viejo que lo sintió estornudar en la madrugada, no dijo nada. En el fondo, sin embargo, presentía un cataclismo. Si Enrique se enfermaba ¿quién se ocuparía de Pascual? Efraín ya no contaba. Tirado todo el día en el colchón, comiendo con desgano sus verduras, delirando por la noche, era un traste inútil. Por otra parte, la voracidad de Pascual crecía con su gordura. Gruñía por las tardes con el hocico enterrado en el lodo. Del corralón de Nemesio, que vivía a media cuadra, se habían venido a quejar.
     Al segundo día sucedió lo inevitable. Después de haber tosido toda la noche. Enrique amaneció con fiebre alta. El pecho le roncaba y sentía frío. Cuando el abuelo lo despertó él no pudo levantarse.
     -¿Tú también? –le dijo observándolo.
     -Es la gripe,  abuelito –murmuró Enrique.
     El abuelo salió furioso del cuarto. Cinco minutos después regresó.
     -¡Muy mal! –gritó- ¡Muy mal está engañarme de esta manera! Por momentos parecía iba a llorar. Ustedes saben que yo no puedo caminar bien, que yo soy viejo, que yo soy cojo! De otra manera los mandaría a ustedes al diablo y me ocuparía yo solo de Pascual. . . ¡
     Efraín despertó quejándose y Enrique comenzó a toser.
   -¡Pero no importa! Siguió el abuelo excitándose-.
    -¡Yo me ocuparé de él ¡Ustedes son basura, nada más que basura, nada más que basura! ¡Unos pobres gallinazos sin plumas! ¡Ya verán cómo les saco ventaja! ¡El abuelo todavía está fuerte…! Pero eso sí… ¡hoy día no habrá comida para ustedes! ¡No habrá comida hasta que no puedan levantarse y trabajar!
     A través del umbral lo vieron coger las latas y volcarse en la calle. Media hora más tarde regresó muerto de fatiga. Había conseguido apenas llenar los cubos. Sin la ligereza de sus nietos, el carro de la Baja Policía lo había ganado. Los perros, además, habían querido morderlo.
    -¡Pedazos de mugre! -balbuceó-, ya saben se quedarán sin comida hasta que no trabajen.
     Al día siguiente trató de repetir la operación, pero tuvo que renunciar. El esfuerzo era demasiado grande para él y comenzaba a dolerle la ingle. A la hora celeste del tercer día quedó enterrado en el colchón, lanzaba injurias. Pascual había gruñido toda la noche.
    -Si se muere de hambre –gritaba el abuelo- será por culpa de ustedes!
     Desde entonces empezaron unos días angustiosos, interminables. Los tres pasaban encerrados en el cuarto, silenciosos, sufriendo una especie de reclusión forzosa. Efraín se revolcaba sin tregua. Enrique tosía. Pedro se levantaba y después de hacer una recorrida por el corralón, regresaba con una piedra en la boca, que depositaba en manos de sus amos. Don Santos a medio acostar, jugaba con su pierna de palo y les lanzaba miradas feroces. Había optado por callarse, por escupir contra el suelo, por madurar un plan de venganza. A mediodía se arrastraba hasta una esquina del corralón donde crecían verduras y preparaba su almuerzo que devoraba en secreto. A veces aventaba a la cama de sus nietos una lechuga, o una zanahoria cruda, con el propósito de excitar su apetito, creyendo de este modo hacer más refinada su tortura.
     Efraín que ya no tenía fuerzas  ni para quejarse, estaba sumido en una somnolencia  malsana y no se daba cuenta de nada. Solamente Enrique sentía crecer en su corazón un miedo extraño y al mirar los ojos de su abuelo creía desconocerlos, como si ellos hubieran perdido su expresión humana. Por las noches, cuando la luna se levantaba, cogía a Pedro entre sus brazos y lo aplastaba tiernamente hasta hacerlo gemir. A esa hora el cerdo comenzaba a gruñir y el abuelo se quejaba como si le estuvieran haciendo una herida. A veces se ceñía la pierna de palo y salía al corralón. A la luz de la luna Enrique lo veía ir diez veces del chiquero a la huerta, levantando los puños, atropellando lo que encontraba en su camino. Por último, fatigado, con los oídos rajados por los gritos de la bestia, reingresaba al cuarto y quedaba mirándolo fijamente, como si quisiera hacerlo responsable del hambre de Pascual. Enrique se volvía contra la pared, atento a la respiración de su abuelo, esperando de él alguna extraña decisión.
     La última noche de luna llena nadie pudo dormir. Pascual lanzaba verdaderos rugidos. Enrique había oído decir que los cerdos cuando tenían hambre, se volvían locos como los  hombres. El abuelo permaneció en vela sin apagar siquiera la luz. Esta vez no salió al corralón y maldijo entre dientes. Enterrado en el colchón miraba fijamente la puerta. Parecía amasar dentro de sí una cólera muy vieja, jugar con ella, darle forma, aprestarse a dispararla. Cuando en el cielo comenzó a desteñirse sobre las lomas, se incorporó, abrió la boca y lanzó un rugido.
     -¡Esto se acabó! Pronunció al fin, levantándose-. ¡Basta de bromas! ¡Hasta cuándo vamos a estar así? –y en el acto se precipitó sobre sus nietos.
     Enrique se metió bajo la cubierta y abrazó a Efraín. Pedro huyó aullando hacia el corralón.
     -¡A levantarse, haraganes! – prosiguió don Santos y cogió la vara-. ¡Arriba…arriba…! Y los golpes comenzaron a llover.
     Efraín comenzó a gemir sin comprender nada. Enrique se levantó aplastándose contra la pared. Los ojos del abuelo parecían fascinarlo hasta volverlo insensibles a los golpes. Veía la vara    alzarse y batirse sobre él como si fuera de cartón. Al fin pudo reaccionar.
     -¡A Efraín no! ¡Él no tiene la culpa! ¡Déjame a mí solo, yo saldré, yo iré al muladar. . .!
     El abuelo se contuvo y comenzó a jadear. Tardó mucho en recuperar el aliento..
     -¡Ahora mismo. . . al muladar…. Lleva  dos cubos, cuatro cubos!
     Enrique salió corriendo y cogió los cubos. La fatiga del hambre y de la convalecencia lo hacía trastabillar. Cuando abrió la puerta Pedro quiso seguirlo.
     Tú no –masculló-. Quédate cuidando a Efraín.
     Y se lanzó a la calle respirando a pleno pulmón el aire mañanero. En el camino comió yerbas, estuvo apunto de mascar la tierra. Todo lo veía a través de la niebla mágica. La debilidad lo hacía ligero, etéreo, volaba casi como pájaro. En el muladar se sintió un gallinazo más entre los gallinazos. Con los antebrazos cargados de moretones –la vara no era de cartón- pero los cubos llenos,  emprendió el camino de regreso. Las beatas, los noctámbulos, los canillitas descalzos, todas las secreciones del alba comenzaban a dispersarse por la ciudad. Enrique,  devuelto a su mundo, caminaba feliz entre ellos, sin pensar en nada, tocado por la hora celeste.
     Al entrar al corralón sintió un aire opresor resistente, que lo hizo detenerse. Era como si allí, en el umbral, terminara un mundo y comenzara otro fabricado de barro, de rugidos, de absurdas penitencias. Lo sorprendente era sin embargo, que esta vez reinaba en el corralón una calma cargada de malos presagios, como si toda la violencia  estuviera en equilibrio, a punto de desplomarse. El abuelo, parado, al borde del chiquero, miraba hacia el fondo. Parecía un árbol creciendo desde su pierna de palo. Enrique hizo ruido, pero el abuelo nos se movió.
    -¡Abuelito aquí están los cubos! -gritó   
     Don Santos le volvió la espalda y  quedó inmóvil. Enrique soltó los  cubos y corrió  intrigado hasta el cuarto. Efraín, apenas lo vio, comenzó a gemir:
   - Pedro…Pedro….
   -¿Qué pasa? – preguntó.
    Pedro…-balbuceó Efraín-. Pedro ha mordido al abuelo… el abuelo  cogió la vara…después lo sentí aullar. 
     Enrique salió del cuarto.
-¡Pedro, ven aquí! ¿Dónde estás, Pedro?
     Nadie le respondió. El abuelo seguía inmóvil, con la mirada en la pared. Enrique tuvo un mal presentimiento. De un saltó se acercó al viejo. 
     -¿Dónde está Pedro? –preguntó  y de pronto su mirada descendió al chiquero. Pascual devoraba algo en medio del lodo. Aún quedaban las piernas y el rabo del perro.
     -¡No!  -exclamó Enrique tapándose los ojos. ¡No, no!  Y a través de las lágrimas buscó la mirada del abuelo. Éste le rehuyó  girando torpemente sobre su pierna de palo. Enrique comenzó a danzar en torno suyo, prendiéndose de su camisa, gritando, pataleando, tratando de  mirar sus ojos, de encontrar una respuesta.
     -¿Por qué  has hecho eso?- gritaba-. ¿Por  qué? ¿Por qué?
     El abuelo no respondía. Por último, impaciente, dio un manotón  a su nieto que lo hizo rodar por tierra.  Desde allí Enrique observó al viejo que erguido como un gigante miraba obstinadamente  el festín de Pascual. Una opresión en el pecho le impedía respirar. Estirando la mano encontró  la vara, que tenía manchado de sangre. Con ella se  levantó  de puntillas y se acercó al viejo.
     -¡Voltea! –gritó-. ¡Voltea!
     Cuando don Santos se volvió, divisó la vara que cortaba y se estrellaba contra su pómulo.
     -¡Toma! –chilló. Enrique y levantó nuevamente la  mano. Pero súbitamente se detuvo temeroso de lo que estaba haciendo y, lanzando la vara a su alrededor, miró al abuelo, casi arrepentido. El viejo cogiéndose el rostro, retrocedió un paso, su pata de palo tocó tierra húmeda y dando un alarido se precipitó de espalda al chiquero.
      Enrique retrocedió unos pasos. Primero aguzó el  oído, pero no escuchaba ningún ruido. Poco a poco se fue aproximando. El abuelo, con la pierna de palo quebrada, estaba estirado de espalda en el fango. Tenía la boca abierta y sus ojos miraban oblicuamente a Pascual que se había refugiado en un ángulo y husmeaba sospechosamente en el lodo.
     Enrique se fue retirando, con el mismo sigilo con que se había aproximado. Probablemente el abuelo alcanzó a divisarlo pues mientras corría  hacía el cuarto le pareció que lo llamaba por su nombre,  con un tono de  ternura que él nunca había escuchado.
     -¡A mí, Enrique, a mí…!
     -¡Pronto! –exclamó.  Enrique, precipitándose sobre su hermano-. ¡Pronto, Efraín! ¡El viejo se ha caído al chiquero! ¡Debemos irnos de acá!
    -¿Adónde?  -preguntó Efraín.
    -¡Adonde sea, al muladar, donde podamos comer algo, donde los gallinazos!
    -¡No me pudo parar!
     Enrique cogió a su hermano con ambas manos y lo estrechó contra su pecho. Abrazados  hasta formar una sola persona, cruzaron lentamente el corralón. Cuando abrieron el portón de la calle se dieron cuenta que la hora celeste había terminado y que la ciudad despierta y viva, abría  ante ellos su gigantesca mandíbula.
     Desde el chiquero llegaba el rumor de una batalla.
        (Julio Ramón Ribeyro)
VOCABULARIO:

absurda: opuesta a la razón
acantilado:  se dice del fondo del mar cuando forma escalones   o candiles
acecho: observando y mirando a escondidas y con cuidado.
aguzó: estimuló, incitó
alba: primera luz del día
arrear: incitar al movimiento
aullando: bramando, gritando
baja policía: servicio de limpieza de calles y recolección de basura.
barranco: orilla de un precipicio, despeñadero.
beatas: mojigatas, santurronas
berrear: chillar
brizna:  filamento  o hebra especialmente de plantas o frutos.
bufandas: prenda para abrigar el cuello.
carroña:  carne  descompuesta
cena: comida que se toma en la noche.
chiquero: pocilga
conjuraba:  conspiraba
consigna:  orden, contraseña
convalecencia:  mejoría, recuperación
corralón: terreno cercado
cubos:  baldes
desfiladero:  paso estrecho entre montañas.
divisó: vio, miró.
emparrado:  cubierta de parras
escuálido: flaco, delgado
estrépito:  estruendo, ruido
éxtasis:  estado  del alma enteramente embargada  por un sentimiento de admiración , alegría.
fango:  lodo
fauna: conjunto de especies de animales que habitan en determinados ambientes y territorios.
garúa: llovizna
granujas:  pícaro, bribón
gruñir: refunfuñar
ingle: parte del cuerpo, en que se juntan los muslos con el vientre.
injuria:  agravio,  ofensa
intimidarlos:  atemorizarlos,  asustarlos
intrigado: conspirado, enredado
itinerario: camino,  recorrido, ruta
jadear:  respirar anhelosamente por efecto  de algún trabajo  o ejercicio impetuoso.
malsana:  enfermiza
masculló:  murmuró,  musitó
merodean:  vagan, vagabundean
niebla:  nube en contacto con la tierra y que oscurece más o menos la atmósfera.
noctámbulo:  trasnochado
obstinadamente:  terca y  porfiadamente; con pertinacia  y  tenacidad  en el ánimo.
opresor:  déspota, tirano, dictador
optado:  elegido, escogido
ornada:  adornada
ovilló: encogió
pendiente:  cuesta o  declive de un  terreno.
provisión: abastecimiento
remansado: calmado, tranquilizado
rengueó: andó cojeando
sigilo: secreto que se guarda de una cosa o noticia
siniestro:  funesto, aciago, infeliz
somnolencia: pesadez y torpeza de los sentidos motivados por el sueño.
suburbio: barrio a las afueras de la ciudad
trastrabillar: tambalearse,  vacilar
traste:  persona inútil o que no sirve sino de estorbo.
tregua:  descanso
trote:  modo de caminar acelerado.
umbral: parte inferior o escalón, por lo común de piedra o contrapuesto al dintel, en la puerta o entrada de una casa.
zamarro:  bandido, malandrín, pillo
zurrar:  pegar, golpear, apalear, azotar

I.-  COMPRENSIÓN  LECTORA
1.-¿Qué aspectos nos ofrece la ciudad a las seis de la madrugada?
2.- Cómo se llaman   los  niños explotados por el malvado don Santos?
3.- ¿Qué dice a sus nietos el perverso abuelo cuando se pone la pierna  de palo y se sienta en el colchón?
4.- ¿Qué cosas agarran los dos muchachos cuando se lanzan a la calle? ¿Y qué van a buscar?
5.¿Cómo se llama el cerdo? ¿Y cómo se ponía el marrano al principiar la estación del invierno?
6. ¿Qué sucedió un domingo cuando los hermanitos Efraín y Enrique llegaron al barranco?
7. ¿Por qué Efraín sintió un fuerte dolor en la planta del pie cuando regresaba del muladar?
8. ¿Por qué no se pudo levantar el niño Efraín una mañana cuando el abuelo don Santos despertó a sus nietos?
9. ¿Qué pasó cuando Efraín apoyado en el hombro de Enrique fueron en busca de alimentos para el hambriento Pascual?
10. ¿Cómo se llama el perro que recogió Enrique del muladar y qué hizo con el animal después el malvado don Santos?
11.¿Por qué se inquietaron los muchachos Efraín y Enrique una noche de luna llena?
12. ¿Cuánto tiempo demoró en regresar de la calle el  abuelo don Santos para traer  la  comida para el cerdo  Pascual en las latas que  había llevado? ¿Logró su objetivo el abuelo?
13.- ¿Con qué propósito el abuelo don Santos aventaba a veces a la cama de Efraín y Enrique alguna lechuga o una zanahoria cruda?
14.- ¿Qué suerte tuvo el perro Pedro y cuál  fue la reacción de los hermanos Efraín y Enrique?
15.- ¿Quiénes son los gallinazos sin plumas?
17.- ¿Cómo termina el cuento de Julio Ramón Ribeyro?

  II.-APRECIACIÓN CRÍTICA PERSONAL
1.- ¿Cuál es tu opinión personal   sobre el cuento leído?
2.- ¿Qué le pareció la conducta agresiva del abuelo que ejerció sobre sus nietos? Explícalo
3.- ¿Qué opina usted la vida que llevó Efraín y Enrique al lado de su abuelo, don Santos? ¿Cómo le hubiera gustado que sea para usted?
4.- ¿Qué opinas usted de la suerte que corrió el malvado abuelo? Fundamenta tu opinión.


(Del libro: "Cuentos Peruanos", Editorial Americana,
2005,  Rafael Alvarado Castillo)

Lima, 16 de mayo de 2012
                                                                  
F I N


PROMOCIÓN DE LAS OBRAS DE RAFAEL ALVARADO CASTILLO
Plan lector
Señor (a)  profesor (a): Presento a vuestra consideración  estas  tres  obras para ser leídas en el aula dentro del marco de Plan lector. Aquí un breve argumento de cada uno:

“A C O” (El diario de un niño escolar)

A C O” es una obra autobiográfica de Rafael Alvarado Castillo que narra las vivencias escolares de un niño que cursaba el cuarto año de primaria en el Colegio  fiscal San Diego de Surquillo a fines de la década del 60. Fueron días inolvidables que pasó con sus compañeros del colegio y del barrio. La obra literaria que influyó mucho para escribir “A C O” fue “CORAZÓN” del escritor  italiano Edmundo de Amicis. También la lectura de otras como “Oliver Twist” y “David Cooperfield” de Charles Dickins, “Tom  Saywer” de Mark Twain, y “Mi planta de naranja-Lima” de José Mauro de Vasconcelos, ayudaron al escritor  y contribuyeron a la cristalización de su obra.

 “EL ÁGUILA”

“El águila” es una novela motivadora que trata de darle optimismo, perseverancia y coraje  al lector para que pueda vencer todos los obstáculos que se le presenten en su vida. El optimismo es un elemento vital que todo hombre debe poseer para tener un espíritu de superación. Una persona optimista tiene más posibilidades de alcanzar el éxito que el  hombre pesimista. Esta obra trata la historia de un hombre que quiere cristalizar su sueño más ansiado: ser un famoso escritor. Él lucha incansablemente con sacrificio y con amor para que su sueño se haga realidad.

“EL AMOR MÁS HERMOSO DEL MUNDO”  
               
“El Amor más hermoso del mundo” es una obra que hace reflexionar al hombre que  odia y que el amor va a jugar un papel importante en la vida del hombre.  Martín Benavides es un joven ingeniero  que nunca conoció el amor. Durante su niñez vivió entre la soledad, la indiferencia y la falta de amor. Su padre, un negociante viudo, nunca le dio amor cuando más lo necesitaba. Martín, cuando llegó a ser un joven, su corazón se puso duro como una roca y en su corazón         solamente había espacio para el odio, la avaricia y la venganza. Después, se casó con una bella dama que le dio tres hermosos hijos, a  quienes negó el amor tal como su padre le negó a él. Es una historia triste y llena de dolor, pero con final feliz, ya que de joven Martín descubre el amor más hermoso del mundo que le  cambió su vida y la de su familia.

Informes y pedidos: rafaelalvaradoAC@hotmail.com
Visitanos en: http://wwwelaguila-alvarado.blogspot.com/  

1 comentario: