Loading...

lunes, 28 de marzo de 2016

OROVILCA, José María Arguedas. Resumen.

Orovilca es una ciudad situada en el valle de Ica, rodeado por sus hermosos animales, así como Chaucato, Chihuillu, guardacaballos, y los zorzales , visitado por los campesinos todos los días, quienes orgullosos trabajan acompañados por sus silbidos de estos hermosos pajarillos, un día el pájaro Chaucato lanzaba unos silbidos por haber visto a una víbora en el suelo, era la alerta que ponía a los campesinos a través de sus silbidos, ellos corrían y echaban a buscar a la serpiente, hasta que  lo encontraban  y lo golpeaban con palos, machetes, hasta dejarlo en pedazos.

Salcedo hijo de uno de los comuneros, era un joven distinguido, que ha regresado de la ciudad, estudiante que le gustaba resolver problemas de física y también de historia y geografía, era un joven muy aplicado al estudio; Salcedo acostumbraba irse  bañar a la laguna de Orovilca, que era la más lejana. Los días domingos por la tarde en la primavera, acompañado de su amigo. Caminaba por medio de chacras, porque no había en esa época carretera que llegara al sitio indicado, llevando un sandilla en el hombro caminaba y no se cansaba al igual que los demás campesinos, llegó a la laguna y sentándose a la orilla, cortó la sandía en dos pedazos, compartió con su amigo, empezó a saborear, contento y alegre contemplaba el agua al cantar de los pájaros, y decía Orovilca, es el único valle de Sudamérica que caminaron los dromedarios y camellos de África.

Wilster es un alumno extrovertido, amante al deporte, aficionado del canto y la música,  que nunca ha salido de su pueblo y cuando salcedo ha regresado a su tierra natal, wilster siente envidia por su comportamiento de salcedo, porque demostraba su educación frente a los demás; Salcedo al sentir rechazo de Wilster le reta a una pelea.  Se agarran a golpes en el corral de silos del colegio, sin que nadie les defienda, solamente Gómez está presente, para luego echar llaves las puertas, para que ninguno se corra. Salcedo  terminó roto la nariz y dejó Orovilca, su desierto donde frecuentaba bañarse  y se marcha para nunca más volver.

SÓLO PARA FUMADORES, JULIO RAMÓN RIBEYRO, RESUMEN


Mi historia se confunde con la historia de mis cigarrillos. De mi periodo de aprendizaje, no guardo un recuerdo muy claro, salvo del primer cigarrillo que fumé, a los catorce o quince años. Cuando ingresé a la universidad, me era indispensable entrar al patio de letras con un cigarrillo encendido. Un paquete me duraba dos o tres días y para poder comprarlos tenía que privarme de otros caprichos, pues vivía de propinas. Cuando no tenía se los robaba a mi hermano. Al subir de precio tenía que remplazarlos por los Incas, no debía ser muy bueno pero era el más barato que se encontraba en el mercado, a veces era vergonzoso sacar uno de estos cigarrillos del bolsillo. Yo siempre tenía una caja vacía donde guardaba estos cigarros. No sé si el tabaco es un vicio hereditario. Papá era un fumador moderado. Mi tío paterno George llevaba siempre un cigarrillo, quien lamentablemente falleció de cáncer al pulmón. Mis cuatro tíos maternos vivieron esclavizados por el tabaco. El mayor murió de cáncer en la lengua, el segundo de cáncer a la boca y el tercero de un infarto.

El cuarto estuvo a punto de reventar a causa de una úlcera estomacal, pero se recuperó y sigue de pie y fumando. Cuando ingresé a la facultad de derecho pude disponer así de los medios necesarios para asegurar mi consumo de tabaco.  El pobre Inca se fue al diablo, lo condené a muerte y me puse al servicio de una potencia extranjera. Era entonces la boga del Lucky. Miles de estos paquetes pasaron por mis manos, sin embargo mis días estaban así recorridos por un tren de cigarrillos, tampoco sabía que me iba ir del Perú. Mi viaje a Europa fue un verdadero sueño para un tabaquista como yo. Pero al llegar a España las cosas cambiaron la beca que tenía era pobrísima y después de pagar el cuarto, la comida y el trolebús no me quedaba casi una peseta. ¡Adiós Lucky! Tuve que adaptarme al rubio español, algo rudo y demoledor, que por algo llevaba el nombre de Bisonte. La primera vez que estas se agotaron me armé de valor y me acerqué a él para pedirle un cigarrillo al fiado. “No faltaba más, vamos, los que quiera. Me los pagará cuando pueda”. Estuve a punto de besar al pobre viejo. Fue el único lugar del mundo donde fumé al fiado. Me encontraba ya en París allí las cosas se pusieron color de hormiga, a medida que avanzaba en estas pesquisas mis recursos fueron disminuyendo a tal punto que no me quedó más remedio que contentarme con el ordinario tabaco Francés.

Ocurrió que un día no pude comprar ya ni cigarrillos franceses, tuve que cometer un acto vil: vender mis libros. Eran apenas doscientos o algo así. Sus páginas anotadas, subrayadas o manchadas conservaban las huellas de mi aprendizaje literario y, en cierta forma mi itinerario espiritual. Días más tarde erraba desesperadamente por los cafés del barrio latino en busca de un cigarrillo. Paris me parecía poblado de marcianos. Al llegar la noche, con apenas un café en el estómago y sin fumar, estaba al borde de la paranoia, llegué a los malecones del Sena. Miré las aguas oscuras y lloré copiosa, silenciosamente, de rabia, de vergüenza, como una mujer cualquiera, de pronto se presentó la oportunidad de trabajar, al día siguiente estaba haciendo cola ante la oficina de ramassagede vieiíxjourneaux y me convertí en un recolector de papel periódico.  Sea como fuese, en diez o más horas de trabajo, lograba reunir el papel suficiente para pagar cotidianamente hotel, comida y cigarrillos. Por desgracia, este trabajo duró solo unos meses. Quedé nuevamente al garete, pero fiel a mi propósito de no mendigar. Fue en esa época que conocí a Panchito y pude disfrutar durante un tiempo de los cigarrillos más largos. Panchito era un enano y fumaba Pall Malí, lo conocí porque mi amigo Carlos me lo presentó como un viejo pata. A partir de ese día Panchito, y yo y los Pall Malí formamos un trío inseparable. Panchito me contrató para ser su acompañante, mi función consistía en estar con él, tomábamos copetines en las terrazas de los cafés. A pesar de tan estrecho contacto, yo no sabía quién era realmente panchito. A Panchito le  gustaba esa burguesía de peruanos que lo había menospreciado. A Santiago le pagó sus cursos de violín, a Luis le consiguió un taller para que pintara y a Pedro le financió la edición de una plaqueta de poemas invendible.
Panchito era así, pero que no aceptaba nada de vuelta, ni las gracias. Días más tarde Panchito desapareció, sin preaviso. Pero años después, cuando trabajaba en una agencia de prensa, encargado de seleccionar y traducir las noticias de Francia destinadas a América Latina. De Niza llegó un télex con la mención ” Especial Perú. Para transmitir a los periódicos de Lima”. El télex decía que un delincuente peruano, Panchito, fichado desde hacía tres años por la Interpol, había sido capturado en los pasillos de un gran hotel de la Costa Azul cuando se aprestaba a penetrar en una suite. Recordé que para su mamá y hermanos, a quienes depositaba mucho dinero a Lima, Panchito era un destacado ingeniero en Europa. Haciendo una bola con el télex lo arrojé a la papelera. Los vaivenes de la vida continuaron llevándome de un país a otro, pues en Múnich no conocía a nadie y para colmo se desató un invierno atroz, no hacía más que mirar por la ventana el paisaje polar. Yo estaba alojado en casa de un obrero metalúrgico, hombre rudo, pero perspicaz, se dio cuenta de inmediato que algo me atormentaba. Le expliqué el caso y excusándose por no poder prestarme dinero me regaló un kilo de tabaco picado, papel de arroz y una maquinita para liar cigarrillos. Gracias a esta maquinita pude subsistir durante las dos interminables semanas, pues el cigarro permitió capear el temporal y reanudar brío mi novela interrumpida. Una noche, conversando y fumando con mis colegas en un café de la Plaza de Amias, me sentí repentinamente mal. La cabeza me daba vueltas, sentía punzadas en el corazón. Me retiré a mi hotel y me tiré en la cama. Pero mi estado se agravó, me sentí realmente morir, me di cuenta que eso se debía al cigarrillo, que al fin estaba pagando al contado la deuda acumulada en quince años de fumador desenfrenado. Podía así llegar a la conclusión que fumar era un vicio preocupante para mi salud y que pronto estaría internado.


Me encontraba entonces en Cannes siguiendo un nuevo tratamiento para librarme del tabaco, luego de una última estada en el hospital. Dupont, quien era el médico había decretado distracción, deportes y reposo, receta que mi mujer convertida en la más celosa guardiana de mi salud y extirpadora de mi vicio, se encargó de aplicar y controlar escrupulosamente, de pronto pasaron los días sin explicaciones claras, rodaba en una camilla rumbo a la sala de operaciones. Me desperté siete horas más tarde, estaba cortado como una res y cosido como una muñeca de trapo. Me habían sacado parte del duodeno, casi todo el estómago y buen pedazo del esófago. Me estaba pues muriendo o más bien “dulcemente extinguiéndome”, como dirían las enfermeras. Cada día perdía unos gramos más de peso y me fatigaba más someterme a la prueba de la balanza, y me dije de nada  me valían quince o veinte de lecturas y escrituras, para estar recluido entre los moribundos. De esta manera, está de más decir que a la semana de salir de la clínica podía alimentarme moderadamente pero con apetito; al mes bebía una copa de tinto; y poco más tarde, al celebrar mi cuadragésimo aniversario, encendí mi primer cigarrillo, con la aquiescencia de mi mujer y el indulgente aplauso de mis amigos. De modo que enciendo otro cigarrillo y me digo que ya es hora de poner punto final a este relato. Veo además con aprensión que no queda sino un cigarrillo, de modo que les digo adiós a mis lectores y me voy al pueblo en busca de un paquete de tabaco.

sábado, 19 de marzo de 2016

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS”, se presenta RAFAEL ALVARADO CASTILLO Miércoles 23 de marzo 2016

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS”
37 años al servicio de la cultura

MIÉRCOLES  23 DE MARZO 2016  -  5.00 PM

JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA
Programa literario al servicio de la Literatura Peruana

Presentación de la obra
“A  C  O”,  EL DIARIO DE UN NIÑO ESCOLAR

del poeta y escritor RAFAEL ALVARADO CASTILLO

domingo, 13 de marzo de 2016

ALEX CASTILLO LYNCH y su poema "Discurrir"

DISCURRIR…

Se abre la incertidumbre del sol
Para cubrirnos enteramente
De su suerte
Se repleta de ideas la hendidura que circula feliz entre las sondas. .
Tiempo profano
Mítico día de todos los siglos
Humanidad repleta
De luz y oscuridad
Y se cría el aire
Junto al consuelo
Del espacio y del tiempo
Todo a diestra y siniestra
Dentro de tierra molesta. !
Te recuerdo viento
Vistiendo tu terno de silencio
Recuerdo tus zapatos
Hundiendo sus huellas
Entre oscuras cenizas risueñas
Añoro a tu antorcha dolorosa
Cuyo fuego mojaba la luz
De los pétalos de las olas
Recuerdo. .Tu claridad
De páginas
Y su leve contorno
De violentas sátiras
Tú ráfaga de lunas afiebradas
Por fríos rengos morados
Y acendrados inagotables
Cabellos de cicatrices glaciares
Deslumbre ataviado de visperas 
fría limosna de vísceras
Enajenada capa de hordas
Gemelos del alma
Y ojos de rocas
Incrustados en lividas albas. !
Viva alhaja de los labios
En aldeas de tardes virales
Río de ufana eternidad
Alardeas. ! Y tu origen
Se extasia de verdad
Su leyenda aprende 
A distinguir
De gota a gota
Tu volumen y ciego" discurrir"
Y sobre el estelar firmamento
Que destapa la paz
Del momento
El amar..El amar..!
Resulta ser la estrella
Agotada de alumbrar..!

Alex Castillo Lynch D.R.

ALEX CASTILLO y su poema "Ruego tácito"

RUEGO TÁCITO

Nunca nunca lo olvides
Recuerda recuerda siempre
A la lumbre de la noche
Y su poción vanidosa
De lazos entre rejas
También al mar de la ola
Que bebe a la noche
De la estrella 
Que vuela Perdida
Entre cielos sin esferas
Eres tormenta de armaduras
En racimo de rufianes
Corazones silenciosos
De espasmos impetuosos
Recuerdame
Mientras me olvidas
Entre pechos de limosnas
Entre estériles meses débiles
En toda la prisa
De este crujiente
Frívolo fulgor celeste.!
Remiendame en mi soledad
Que hace pesar más
Esta lluvia que sube
Y moja al alma del Rosal.!
Renunciame de plomos planos
Y reflejos ruidosos y Llanos
Que el clamor de las horas
Es el púrpura 
Que crece inválido
Entre desdichas de amapolas
Y la densidad 
De ruegos tácitos.
Que precipitándose
Junto al desorden 
De quejidos de blanduras
Y de éxtasis mofándose
Transparentes y livianos
Ya en el frenesí
De vigilias y de honduras
El impulso de los dardos
Exagera los olvidos
Que compiten con el vuelo
Del halo de luz humanizado
Yo te permito futuro
Reírte de soslayo
Airarse es 
El prototipo enlutado
Que ostentan 
Los fuegos de tus manos. !

Alex Castillo Lynch. D.R.

LOS DECIMISTAS PERUANOS, EN LA FERIA DE LIBROS DE AMAZONAS, 17 DE MARZO 2016

FERIA DE LIBROS DE AMAZONAS
37 años al servicio de la Cultura


JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA

**********************************************
PROGRAMA A DESARROLLARSE EL 17 DE MARZO DE 2016 , DESDE LAS 5.00 PM.
**************************************************************************************


-- Festival Literario Musical " SOBRE LAS CENIZAS, LA LUZ DE NUESTROS VERSOS, CANCIONES Y SONRISAS ", pro fondos para el Hermano, Maestro Decimista, VICTOR DUCASTAING LAGOS.


-- Participación de los más importantes y alumbrados Maestros Decimistas Nacionales y poetas versolibristas; han comprometido su generosa participación, los siguientes Maestros Decimistas: ANTONIO SILVA GARCÍA, DIEGO VICUÑA VILLAR, MANUEL ODAR BEJARANO, VICTOR JOSÉ LA CHIRA ACEVEDO, AUGUSTO PALOMARES BAZALAR, TEÓDULO QUISPE, AUGUSTO RIVASPLATA FRANCO, OSCAR AGUIRRE MENDIZ, ANDRÉS RAFAELE MEJÍA, SANTOS PÍO ÁLVAREZ, SEGUNDO ROBLES, ALEJANDRO BISETTI, EDMUNDO PANAY LAZO, CESAR AGUSTÍN TALLEDO SAAVEDRA, ROBERTO ARRIOLA BADARACO. Asimismo los versolibristas MARCO ANTONIO QUIJANO, ORLANDO ORDOÑEZ SANTOS, ISAAC SOTO GAMARRA, RODOLFO MORENO, ANGEL VALERIANO.

-- Participación de los Declamadores Nacionales JAIME NUÑEZ DEL ARCO y JUAN FLORES ARRASCUE.
-- Participación del músico y cantante WILLY BARRETO " TAKANAMANTA ".


-- Venta, sorteo, rifa y subasta de obras literarias, propias y ajenas, y otras donaciones, ofrecidas por los amigos y compañeros de nuestro hermano recipiente VICTOR DUCASTAING LAGOS, para ser enajenadas entre el público asistente

domingo, 6 de marzo de 2016

ANTONIO SARMIENTO, PREMIO COPÉ 2015, EN JUEVES DE POESIA Y NARRATIVA.

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS”
37 años al servicio de la cultura

JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA
**********************************************
PROGRAMA A DESARROLLARSE EL 10 DE MARZO DE 2016 , DESDE LAS 5.00 PM.
**************************************************************************************

-- Presentación del poeta e investigador ANTONIO SARMIENTO, el más reciente ganador de la MEDALLA DE ORO del PREMIO COPÉ DE POESÍA 2015, con su Recital de Poesías " A LA EDAD DEL CANTO ".

ANTONIO SARMIENTO: Nació en Chimbote, en 1966. Es poeta e investigador literario. A la edad de 8 años, luego de una recordada infancia en el puerto norteño, tema de su poemario ganador del Cope 2015-, pasó a vivir en el Callao, donde actualmente radica. En 1985 ingresaría a la universidad Inca Garcilaso de la Vega para estudiar Educación. Ese mismo año, ganaría los Juegos Florales de Poesía, de esa casa de estudios. En 1996 fundó el Movimiento Cultural Anunciación y la revista literaria Pecado Original. En el área de las investigaciones literarias asesora permanentemente a distinguidos intelectuales y escritores peruanos. Invitado por diferentes instituciones culturales ha ofrecido conferencias sobre diferentes escritores peruanos. Sus artículos literarios han sido publicados por revistas nacionales y del extranjero.


Sarmiento pertenece a la Generación del Noventa. Ha publicado los poemarios: Metamorfoseo Orgásmico (1994), Cantos de castor (1999), Ojo Madre (2000), Tontas canciones de amor (2002), El junco y la tormenta (2004), La soledad de Sigfrido (2010), Tiempo tatuado en la piel (colección de poemas, 2015) ; el libro de historietas Ángeles caídos (2002); las muestras líricas de su generación: Veinte cadáveres exquisitos (1997), Luz hecha a mano (2002); y los libros sobre estética: Técnicas de restauración poética (2008) Teoría de las micciones (2010). Además, ha escrito obras teatrales, que mantiene inéditas. El 2014 obtuvo una mención en el Concurso Nacional de Dramaturgia “Premio 1000VL”.

Con el poemario La colina interior obtuvo el Premio Copé Oro de la XVII Bienal de Poesía, 2015, organizado por Petroperú. Últimamente ha dado recitales en el encuentro de poesía “Primavera Poética” (Instituto Raúl Porras Barrenechea); en el Encuentro Nacional de Los Viernes Literarios, en el Gremio Nacional de Escritores; así como en Huarmey y en Chimbote.

-- Presentación del notable Declamador Nacional JAIME NUÑEZ DEL ARCO.

-- Participación puntual y breve de los escritores ya inscritos y de los que se inscribieran, hasta este día, para compartir y difundir sus trabajos; ya están inscritos: Juan Milla Jara, Manuel Pedro Navarro Vásquez, Isáac Soto Gamarra, Luis Alberto Calle Llocya, Marco Antonio Quijano Miranda, Dennis Paucar, Rodolfo Moreno.

jueves, 3 de marzo de 2016

ALEX CASTILLO y su poema "Candor"

CANDOR

"A ti María. .
Madre inmortal y eterna. ."

Ay..! Cuánto bullicio entonces cabía
Y como tanto se agitaba el
Dia
Viendonos correr Saltar y
Jugar
Se olvidaba de anochecer 
Y madrugar.
Chana kuki marita hermanos
Calor de invierno en frío verano
Entre rubias y alegres sogas
Haciendo Saltar nuestras
Sombras. .!
Tanta inocencia por tanto
Candor
Tanto desgaste en juegos
De furor. .!
Sometiendo al día a la
Clara malicia
Que sólo lo puro infantil
Consentia.
Y madre toda clamor y
Coraje:
"Mañana vestirán el
Mismo traje
Es mi trabajo mostrarlos
Limpios
Es mi labor sagrada
De siglos. "
Recordando sin jugar 
Ese fiel girar
Ya sólo respira un leve
Musitar
De figuras y graciosos
Mohines
En tristones y espectrales
Confines
Hoy. .Muriéndose el tiempo
De vida
Y seca la bulla de tanta
Alegría
Busco mi sombra tanteo
La sonda
La sangre de mi hermano
Nerviosa
Y sólo hallo quejidos
De rosas
Aullidos de cenizas
Y de horas
Agudo tullido silencio
De ciegas voces
Roncas hurgando en
Hallar sus entonces
No..! Ya nada brilla
Solo la oscuridad
Víspera furiosa
De vil orfandad
De sombría rota
Y gris palidez
Soledad cruel
Sin derecho. .Ni revés. .!!


Alex Castillo Lynch. D.R.

ALEX CASTILLO y su poema "Tirano"

TIRANO.

"El ritmo no es medida
Sino tiempo original".
O.Paz
Te observo tiempo
Te miro en lapsos
Entre tempos e intervalos
De pasos y antebrazos.!
Tiempo vivo tiempo enfermo
Templo vil en movimiento. !
Cúmulo ignorante y distante 
Amarillo tirano y constante. !
Le reduzco su espacio
Lo acerco a su fin
Le introduzco entre estragos
Sus cenizas en blanco cofin. !
Vencido el tiempo
El rumbo sigue su curso
La noche le sigue al día
El día a su cola de armonía
Los planetas se retrasan
Entre escollos y murallas
Limpian de sombras
Sus legañas
Aumentan con ritmo
Sus pisadas. !
El hombre. ."Ya sin tiempo
Su destino"
Palmotea emocionado
Sus colmillos
Se limpia con esmero
Sus bolsillos
Y sacude de estrellas
Su vestido 
Y sacude de estrellas
Su vestido. !!


Alex Castillo Lynch. D.R.

miércoles, 2 de marzo de 2016

CHEJOV y su cuento "Vanka"

VANKA
Chejov

Vanka Chukov, un muchacho de nueve años, a quien habían colocado hacía tres meses en casa del zapatero Alojin para que aprendiese el oficio, no se acostó la noche de Navidad.


Cuando los amos y los oficiales se fueron, cerca de las doce, a la iglesia para asistir a la misa del Gallo, cogió del armario un frasco de tinta y un portaplumas con una pluma enrobinada, y, colocando ante él una hoja muy arrugada de papel, se dispuso a escribir.

Antes de empezar dirigió a la puerta una mirada en la que se pintaba el temor de ser sorprendido, miró el icono oscuro del rincón y exhaló un largo suspiro.

El papel se hallaba sobre un banco, ante el cual estaba él de rodillas.

«Querido abuelo Constantino Makarich -escribió-: Soy yo quien te escribe. Te felicito con motivo de las Navidades y le pido a Dios que te colme de venturas. No tengo papá ni mamá; sólo te tengo a ti...

Vanka miró a la oscura ventana, en cuyos cristales se reflejaba la bujía, y se imaginó a su abuelo Constantino Makarich, empleado a la sazón como guardia nocturno en casa de los señores Chivarev. Era un viejecito enjuto y vivo, siempre risueño y con ojos de bebedor. Tenía sesenta y cinco años. Durante el día dormía en la cocina o bromeaba con los cocineros, y por la noche se paseaba, envuelto en una amplia pelliza, en torno de la finca, y golpeaba de vez en cuando con un bastoncillo una pequeña plancha cuadrada, para dar fe de que no dormía y atemorizar a los ladrones. Lo acompañaban dos perros: Canelo y Serpiente. Este último se merecía su nombre: era largo de cuerpo y muy astuto, y siempre parecía ocultar malas intenciones; aunque miraba a todo el mundo con ojos acariciadores, no le inspiraba a nadie confianza. Se adivinaba, bajo aquella máscara de cariño, una perfidia jesuítica.

Le gustaba acercarse a la gente con suavidad, sin ser notado, y morderla en las pantorrillas. Con frecuencia robaba pollos de casa de los campesinos. Le pegaban grandes palizas; dos veces había estado a punto de morir ahorcado; pero siempre salía con vida de los más apurados trances y resucitaba cuando lo tenían ya por muerto.

En aquel momento, el abuelo de Vanka estaría, de fijo, a la puerta, y mirando las ventanas iluminadas de la iglesia, embromaría a los cocineros y a las criadas, frotándose las manos para calentarse. Riendo con risita senil les daría vaya a las mujeres.

-¿Quiere usted un polvito? -les preguntaría, acercándoles la tabaquera a la nariz.

Las mujeres estornudarían. El viejo, regocijadísimo, prorrumpiría en carcajadas y se apretaría con ambas manos los ijares.

Luego les ofrecería un polvito a los perros. El Canelo estornudaría, sacudiría la cabeza, y, con el gesto huraño de un señor ofendido en su dignidad, se marcharía. El Serpiente, hipócrita, ocultando siempre sus verdaderos sentimientos, no estornudaría y menearía el rabo.

El tiempo sería soberbio. Habría una gran calma en la atmósfera, límpida y fresca. A pesar de la oscuridad de la noche, se vería toda la aldea con sus tejados blancos, el humo de las chimeneas, los árboles plateados por la escarcha, los montones de nieve. En el cielo, miles de estrellas parecerían hacerle alegres guiños a la Tierra. La Vía Láctea se distinguiría muy bien, como si, con motivo de la fiesta, la hubieran lavado y frotado con nieve...

Vanka, imaginándose todo esto, suspiraba.

Tomó de nuevo la pluma y continuó escribiendo:

«Ayer me pegaron. El maestro me cogió por los pelos y me dio unos cuantos correazos por haberme dormido arrullando a su nene. El otro día la maestra me mandó destripar una sardina, y yo, en vez de empezar por la cabeza, empecé por la cola; entonces la maestra cogió la sardina y me dio en la cara con ella. Los otros aprendices, como son mayores que yo, me mortifican, me mandan por vodka a la taberna y me hacen robarle pepinos a la maestra, que, cuando se entera, me sacude el polvo. Casi siempre tengo hambre. Por la mañana me dan un mendrugo de pan; para comer, unas gachas de alforfón; para cenar, otro mendrugo de pan. Nunca me dan otra cosa, ni siquiera una taza de té. Duermo en el portal y paso mucho frío; además, tengo que arrullar al nene, que no me deja dormir con sus gritos... Abuelito: sé bueno, sácame de aquí, que no puedo soportar esta vida. Te saludo con mucho respeto y te prometo pedirle siempre a Dios por ti. Si no me sacas de aquí me moriré.»

Vanka hizo un puchero, se frotó los ojos con el puño y no pudo reprimir un sollozo.

«Te seré todo lo útil que pueda -continuó momentos después-. Rogaré por ti, y si no estás contento conmigo puedes pegarme todo lo que quieras. Buscaré trabajo, guardaré el rebaño. Abuelito: te ruego que me saques de aquí si no quieres que me muera. Yo escaparía y me iría a la aldea contigo; pero no tengo botas, y hace demasiado frío para ir descalzo. Cuando sea mayor te mantendré con mi trabajo y no permitiré que nadie te ofenda. Y cuando te mueras, le rogaré a Dios por el descanso de tu alma, como le ruego ahora por el alma de mi madre.

«Moscú es una ciudad muy grande. Hay muchos palacios, muchos caballos, pero ni una oveja. También hay perros, pero no son como los de la aldea: no muerden y casi no ladran. He visto en una tienda una caña de pescar con un anzuelo tan hermoso que se podrían pescar con ella los peces más grandes. Se venden también en las tiendas escopetas de primer orden, como la de tu señor. Deben costar muy caras, lo menos cien rublos cada una. En las carnicerías venden perdices, liebres, conejos, y no se sabe dónde los cazan.

«Abuelito: cuando enciendan en casa de los señores el árbol de Navidad, coge para mí una nuez dorada y escóndela bien. Luego, cuando yo vaya, me la darás. Pídesela a la señorita Olga Ignatievna; dile que es para Vanka. Verás cómo te la da.»

Vanka suspira otra vez y se queda mirando a la ventana. Recuerda que todos los años, en vísperas de la fiesta, cuando había que buscar un árbol de Navidad para los señores, iba él al bosque con su abuelo. ¡Dios mío, qué encanto! El frío le ponía rojas las mejillas; pero a él no le importaba. El abuelo, antes de derribar el árbol escogido, encendía la pipa y decía algunas chirigotas acerca de la nariz helada de Vanka. Jóvenes abetos, cubiertos de escarcha, parecían, en su inmovilidad, esperar el hachazo que sobre uno de ellos debía descargar la mano del abuelo. De pronto, saltando por encima de los montones de nieve, aparecía una liebre en precipitada carrera. El abuelo, al verla, daba muestras de gran agitación y, agachándose, gritaba:
-¡Cógela, cógela! ¡Ah, diablo!
Luego el abuelo derribaba un abeto, y entre los dos lo trasladaban a la casa señorial. Allí, el árbol era preparado para la fiesta. La señorita Olga Ignatievna ponía mayor entusiasmo que nadie en este trabajo. Vanka la quería mucho. Cuando aún vivía su madre y servía en casa de los señores, Olga Ignatievna le daba bombones y le enseñaba a leer, a escribir, a contar de uno a ciento y hasta a bailar. Pero, muerta su madre, el huérfano Vanka pasó a formar parte de la servidumbre culinaria, con su abuelo, y luego fue enviado a Moscú, a casa del zapatero Alajin, para que aprendiese el oficio...

«¡Ven, abuelito, ven! -continuó escribiendo, tras una corta reflexión, el muchacho-. En nombre de Nuestro Señor te suplico que me saques de aquí. Ten piedad del pobrecito huérfano. Todo el mundo me pega, se burla de mí, me insulta. Y, además, siempre tengo hambre. Y, además, me aburro atrozmente y no hago más que llorar. Anteayer, el ama me dio un pescozón tan fuerte que me caí y estuve un rato sin poder levantarme. Esto no es vivir; los perros viven mejor que yo... Recuerdos a la cocinera Alena, al cochero Egorka y a todos nuestros amigos de la aldea. Mi acordeón guárdalo bien y no se lo dejes a nadie. Sin más, sabes que te quiere tu nieto
                                         VANKA CHUKOV
Ven en seguida, abuelito.»

Vanka plegó en cuatro dobleces la hoja de papel y la metió en un sobre que había comprado el día anterior. Luego, meditó un poco y escribió en el sobre la siguiente dirección:

«En la aldea, a mi abuelo.»
Tras una nueva meditación, añadió:
«Constantino Makarich.»


Congratulándose de haber escrito la carta sin que nadie lo estorbase, se puso la gorra, y, sin otro abrigo, corrió a la calle.
El dependiente de la carnicería, a quien aquella tarde le había preguntado, le había dicho que las cartas debían echarse a los buzones, de donde las recogían para llevarlas en troika a través del mundo entero.
Vanka echó su preciosa epístola en el buzón más próximo...
Una hora después dormía, mecido por dulces esperanzas.
Vio en sueños la cálida estufa aldeana. Sentado en ella, su abuelo les leía a las cocineras la carta de Vanka. El perro Serpiente se paseaba en torno de la estufa y meneaba el rabo...

LUISGÉ MARTÍN, EL CUENTISTA ESPAÑOL

Luisgé Martín
Luis García Martín, conocido como Luisgé Martín (Madrid1962) es un escritor español, Premio Ramón Gómez de la Serna (2000), Premio del Tren "Antonio Machado" de Cuento (2009) y Premio Vargas Llosa NH de relatos (2012).

Cuentos

Como cuentista, Luisgé Martín ha reconocido la influencia de Borges y de Cortázar. Él mismo ha definido el cuento como una "fábula moral", dotado de una "arquitectura de relojería siempre despojada de flecos ornamentales" y en el que son elementos fundamentales "la simplificación, la depuración (...) y el desenlace, inesperado y sorprendente, que manifiesta el sentido último de la narración o su juego paradójico". El tema recurrente en la mayoría de sus cuentos es el del amor, fatal pero imposible. Sus personajes (muchos de sus cuentos se titulan con el nombre del o de la protagonista) se ven sacudidos por una pasión invencible que les arrastra hasta la destrucción. En cuanto al estilo, lo más destacado es el tono narrativo distante y reflexivo, como el de un notario que levantara acta de unos sucesos, terribles en sí mismos, pero que, contados con aparente distanciamiento y sin pasión por un narrador neutro, producen una sensación de desasosiego en el lector. Se trata de amores oscuros, que no consiguen manifestarse a la luz de los demás, pero en los que ocurre como con el erizo, que tras su piel exterior de púas cortantes, encierra en su interior una carne tierna y de aroma dulce, tal como se dice en la cita que encabeza su segundo libro de relatos.
En 2004 se publicó la antología Tu piel en mi boca (editorial Egales), con cuentos homoeróticos en la que Luisgé Martín participó junto a autores de la talla de Luis Antonio de Villena, Marcelo Soto, Lawrence Schimel, Norberto Luis Romero, Pablo Peinado, Mario Merlino, Eduardo Mendicutti, Antonio Jiménez Ariza, José Infante, Juan P. Herráiz,Francisco J. Gutiérrez, Luis Deulofeu, Moncho Borrajo, Luis Algorri y Leopoldo Alas Mínguez.

En 2012 un cuento suyo titulado «Los dientes del azar» ganó el premio Vargas Llosa NH de relatos. Trata sobre el terrorismo en el País Vasco.

En 2014 participó en la antología de autores gais Lo que no se dice de la editorial Dos Bigotes con su cuento «El esplendor en la hierba», ambientado en el ámbito del fútbol.

-Los oscuros (relatos). Alfaguara, 1989.
-El alma del erizo (relatos). Alfaguara. 2002.
-Los años más felices (relato). Fundación de los Ferrocarriles Españoles. Premio del Tren, 2010.

-Todos los crímenes se cometen por amor (relatos). Salto de Página, 2013

JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA. 3 DE MARZO 2016; JUAN MANUEL CORBERA

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS”


JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA
**********************************************
PROGRAMA A DESARROLLARSE EL 3 DE MARZO DE 2016 , DESDE LAS 4.30 PM.
************************************************************************************.

-- Presentación del Recital de Poesía " VERSO Y VOZ ", a cargo del poeta y narrador nacional JUAN MANUEL CORBERA
.
JUAN MANUEL CORBERA: Narrador y poeta. Concebido, nacido y criado entre la sinérgica unión de la metrópoli y las playas limeñas. Hace unos años vive y sobrevive en Buenos Aires. Publica y edita colectivamente con la revista ESTA! de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Desempeña el puesto de Jefe de redacción del blog Escrituras Indie. Publicó la plaqueta El exiliado (Merodeo Ediciones, 2015) de poesía narrativa con colaboración fotográfica. Recita en vivo. En el 2015 fue el primer ganador del Slam 480 en el Centro Cultural El Umbral, organizado por la Comisión Audiovisuales del CEFyL (Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras). Estudia la carrera de Letras Modernas con mención en Literaturas Extranjeras en la Universidad de Buenos Aires - UBA - 

GUSTAVO ARMIJOS, es Homenajeado por la FERIA DE LIBROS "AMAZONAS". 18 febrero 2016

FERIA DE LIBROS  “AMAZONAS”
37  años al servicio de la Cultura


JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA
18 de febrero 2016   -  5.00 pm.


HOMENAJE AL POETA NACIONAL
GUSTAVO ARMIJOS

GUSTAVO ARMIJOS.- Nació el 2 de febrero de 1952. Realizó sus estudios primarios en el Colegio Salesiano Don Bosco de Piura y secundarios en el Don Bosco. Egresado de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Trabajó como periodista en “Ovación” de Pocho Rospigliosi, Canal Panamericana TV.   Fue fundador del Colegio de Periodistas del Perú. En 1990 fue elegido Primer Vice - Presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas. Ha ejercido la docencia a nivel superior tanto en el Perú como el extranjero. Obtuvo el primer Premio de Poesía de la Municipalidad de Lima en 1982, Los Juegos Florales de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega en 1993, además de los Juegos Florales del Instituto Nacional de Cultura Filial Piura en 1994. Fue periodista en el diario La Industria de su ciudad natal, luego en el diario El Tiempo y el diario La Tarde de Piura. También trabajó en el “El Comercio” de Lima. Ha viajado por casi todo el país desempeñando misión periodística, América Latina y Europa. Actualmente es director de la revista literaria 'La Tortuga Ecuestre' desde 1973 hasta nuestros días, decana de las publicaciones de su género en el Perú. Es una de las voces más importantes de la Generación del 70 de la Poesía Peruana Contemporánea.  
OBRAS PUBLICADAS:

Liturgia de la Vigilia (Lima, 1979)
Cántigas de Ruth (Lima, 1980)
Tierras del exilio (Lima, 1982)
Conversatorio (Haravi, 1989)
En esta vieja nave (Prólogo de César Toro Montalvo, Lima, 1998)
En esta vieja nave y otros poemas
(1 Edición, Lima, 2000)
En esta vieja nave y otros poemas (Prólogo: Antonio Sarmiento, i Colofón: Lima 2003
Varia Canción (Prólogo de Miguel Angel Guzmán Dávila, Lima 2003)
Poesía Peruana Contemporánea
. Antología de la Tortuga Ecuestre, Prólogo, Selección y Notas de Gustavo Armijos (Lima, 2003)
Foederis Arca y Otros Poemas (Lima, 2007)

JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA. 11 de enero 2016. TANIA TEMOCHE SÁNCHEZ

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS
37 años al servicio de la cultura


“JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA”
FERIA DE LIBROS “AMAZONAS
37 años al servicio de la cultura


“JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA”
11 de enero 2016  -  5.00 pm.


*Presentación del libro de poesías DELIRIOS, de la periodista y escritora TANIA TEMOCHE SANCHÉS; la presentación protocolar de la obra estará a cargo del Sr. VICTOR CARRANZA ELGUERA.
-TANIA NILSEN TEMOCHE SÁNCHEZ (Lima, 1970) Periodista y poeta. Licenciada en Periodismo por la Universidad Jaime Bausate y Meza. Diplomada en Gestión e Iniciativas Culturales por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha laborado como periodista institucional y gestora cultural en diversos organismos públicos y privados. Se ha desempeñado como coordinadora periodística de la revista cultural Visionario, bajo la dirección del poeta Arturo Corcuera en el Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Delirios es su primer poemario y, actualmente es columnista de la mula.pe -  5.00 pm.



*Presentación del libro de poesías DELIRIOS, de la periodista y escritora TANIA TEMOCHE SANCHÉS; la presentación protocolar de la obra estará a cargo del Sr. VICTOR CARRANZA ELGUERA.

-TANIA NILSEN TEMOCHE SÁNCHEZ (Lima, 1970) Periodista y poeta. Licenciada en Periodismo por la Universidad Jaime Bausate y Meza. Diplomada en Gestión e Iniciativas Culturales por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha laborado como periodista institucional y gestora cultural en diversos organismos públicos y privados. Se ha desempeñado como coordinadora periodística de la revista cultural Visionario, bajo la dirección del poeta Arturo Corcuera en el Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Delirios es su primer poemario y, actualmente es columnista de la mula.pe

JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA. 14 DE ENERO 2016: MIGUEL FEGALE

FERIA DE LIBROS “AMAZONAS”
37 años  al servicio de la cultura


JUEVES DE POESÍA Y NARRATIVA
14 de enero 2016   - 5.00 pm


*Presentación de la novela “LOS CORAZONES ANESTESIADOS”
del escritor MIGUEL FEGALE.


MIGUEL ÁNGEL FEGALE

(Lima 1983) Cursó estudios  secundarios en el colegio Mixto La Molina y estudios superiores en las universidades Cayetano Heredia y Alas Peruanas.  Desde los 17 años viaja por el mundo y ha radicado en EEUU, España e Italia. En 2013, publicó su primera novela “LOS ROMÁNTICOS MUEREN PRIMERO”. Integró los POETAS DEL ASFALTO. Posteriormente, fundó  el Movimiento Artístico Contracultural

“Rock Liberado”. También fundó el movimiento literario “POETÁLICA. EN 2015,  publicó su segunda novela “LOS CORAZONES ANESTESIADOS”. Actualmente está escribiendo su tercera novela.